La UMA lidera un proyecto Erasmus+ sobre alimentación responsable

29

El Vicerrectorado de Movilidad y Cooperación Internacional de la UMA, de la mano de la profesora de Organización de Empresas, Ana María Castillo, lidera el proyecto Erasmus+ Fair Food for a Smart Life (Comida justa para una vida inteligente). Esta asociación estratégica será ejecutada por un consorcio de 6 organizaciones de varios países europeos, entre las que se encuentran los máximos exponentes de la dieta mediterránea.

Los socios incluyen a universidades, expertos agroalimentarios en nutrición y restauración, consultores y educadores de España, Italia, Portugal y Bélgica. Los socios que acompañarán a la Universidad de Málaga son la Universidad de Aveiro (Portugal), los consultores europeos IDP, la asociación sin ánimo de lucro IHF y la empresa Internet Web Solutions.

Fair Food for a Smart Life es un proyecto de la convocatoria de Acciones Estratégicas del programa Erasmus+, cofinanciado por la Comisión Europea, que tiene una duración de dos años. Su propósito es contribuir a la mejora del bienestar a través de una educación nutricional inspirada en la forma en que nuestros ancestros comían, con productos naturales, propios del territorio, tratados de forma sencilla y consumidos en su temporada.

Sin embargo, este proyecto no solo se enfoca a la salud y bienestar de las personas a largo plazo, sino que se propone contribuir a preservar el valioso patrimonio cultural culinario europeo y a mejorar medio ambiente promoviendo una alimentación responsable de bajo impacto ambiental que ayude a frenar el cambio climático.

Las actividades del proyecto consistirán en identificar y ordenar conocimientos ancestrales sobre variedades, productos y modalidades tradicionales de producción, conservación y consumo de alimentos, que están en muchos casos en riesgo de desaparecer, como vía para preservar este legado cultural.

En segundo lugar, Fair Food se propone difundir este conocimiento entre la población en general y especialmente entre los más jóvenes, a través de programas de formación presencial y online, usando en las redes sociales y contando con la colaboración de líderes de opinión e influencers. Gracias a esta concienciación y al cambio de hábitos alimentarios, se favorece el emprendimiento y la continuidad de este tipo de negocios, sobre todo en las zonas rurales, para mejorar su atractivo y competitividad, atraer y fijar población.