exposición “La Imagen Súbita. José María Fernández: Reflejo de la Historia”

889
La exposición “La Imagen Súbita. José María Fernández: Reflejo de la Historia”  estará abierta al público desde el 12 de abril hasta el 30 de junio en la sala de exposiciones temporales del Museo de la Ciudad de Antequera.

La imagen súbita. José María Fernández: reflejo de la historia, pone de manifiesto la trascedencia de su trabajo y visión de la historia, su reflejo y proyección desde la perspectiva de un autor que no solamente incidió en su carácter creativo sino que además ahondó en otras consideraciones desde su posición como Cronista y Archivero de Antequera. Su profundo conocimiento de la historiografía local así como su marcada impronta intelectual, acentuada en sus lecturas, viajes, etc., le confieren a parte de su colección una singularidad   determinada   precisamente   por   su   atención   hacia   diversos aspectos relacionados con el devenir histórico de la ciudad.

 

La exposición se estructura en dos espacios, dentro de la ordenación del Museo de la Ciudad. En la sala de temporales, se localiza la selección principal de obras; concretamente se trata de quince trabajos entre óleos y pasteles así como casi una treintena de dibujos que se interpretan, en muchos casos, como estudios y bocetos que suponen el origen de algunas pinturas. En un segundo espacio, nunca secundario pero sí paralelo en la interpretación de la muestra, podermos introducirnos en otra vertiente del autor. En concreto se refleja un pequeño ejemplo de su labor de archivo, base importante sobre la que José María Fernández (1881-1947) construye numerosas imágenes sobre personajes propios de la Historia de Antequera tales como el Infante Don Fernando, D. Rodrigo de Narváez, etc. Serán sus numerosas trascripciones y el manejo de fuentes documentales de enorme importancia, parte indisoluble de su contribución trascendental al estudio y difusión de la historia, el arte y el patrimonio locales. Finalmente, también se podrá contemplar algunos ejemplares de su fondo bibliográfico, a la postre sustratos visuales que cimentaron del mismo modo la imagen de un artista que siempre ostentó un halo certero de intelectualidad.