El gasto sanitario privado se ha incrementado notablemente en los últimos 10 años

297

Es conocido que el gasto sanitario privado se ha incrementado notablemente
en los últimos 10 años, pasando el 24,6% del gasto sanitario total al 29,2%
(OCDE 2019), y ello se debe a una bajada continuada de los presupuestos
destinados a la Sanidad Pública que han pasado de ser el 6,78% del PIB en
2009 al 6,37% en 2019 (OCDE 2020). A la vez se ha producido una derivación
creciente de los fondos públicos al sector privado deteriorando la Sanidad
Pública y favoreciendo la búsqueda en el sector privado de las prestaciones
que no se consiguen en la Sanidad Pública, lo que explica por ejemplo que los
seguros privados sanitarios sean los que han tenido un mayor crecimiento ( en
2018, el 3,6% y el 3,01% en 2019) con un total de 10,587 millones de afiliados
en 2019, a los que hay que sumar los 1,580 ,millones de personas
provenientes del mutualismo administrativo. Igualmente se ha incrementado el gasto de bolsillo que paso de ser el 19,5% del gasto sanitario total en 2009 al 24,2% en 2018.
Los recortes y el deterioro de la Sanidad Pública, han sido y continúan siendo
el principal incentivo para el crecimiento del sector privado, y por eso es una de las estrategias utilizadas para favorecer la privatización

Obviamente este aumento de la provisión y el aseguramiento privado va unido
a una mayor desigualdad y a exclusiones porque solo acceden a estas
formulas las personas con mas recursos.
La falta de transparencia informativa es uno de los grandes déficit de nuestro
sistema sanitario, por lo que resulta complicado obtener datos concretos de las administraciones sanitarias y mas aún si se pretende que sean homogéneos para todas las CCAA. A pesar de ello nuestros resultados coinciden con los de otras publicaciones que señalan también estas limitaciones.

Con estas restricciones, desde la FADSP venimos analizando anualmente, con
los datos disponibles, el grado de privatización de los servicios sanitarios de las CCAA para establecer las diferencias que pueden existir en este aspecto.
No obstante merece la pena señalar que hay algunos motivos para la
esperanza como ha sido la reversión del hospital de Alzira el 1 de abril de
2018 a la red sanitaria pública y el compromiso de hacerlo con los hospitales
de Denia y Torrevieja este año. Esta recuperación evidencia que la clave de la
privatización / desprivatización sanitaria esta básicamente en la voluntad
política de las administraciones públicas y sus gobiernos.

VARIABLES ANALIZADAS
Se evalúan aspectos de aseguramiento, financiación privada (en seguros
sanitarios y gasto de bolsillo), recursos y utilización del sector privado y
porcentaje de gasto sanitario público dedicado directamente a contratación con los centros privados, así como la existencia de formulas de colaboración
público-privadas establecidas en la comunidad autónoma. Solo se utilizan
datos que se encuentran publicados y las fuentes disponibles (Ministerio de
Sanidad, Ministerio de Hacienda, Instituto Nacional de Estadística, Memorias
de MUFACE, MUGEJU e ISFAS, IDIS).

Las variables analizadas han sido las siguientes:
1) Porcentaje de población cubierta por Mutualidades de Funcionarios
2) Gasto en seguros privados per capita (€/año)
3) Gasto sanitario de bolsillo per capita (€/año)
4) Porcentaje de camas hospitalarias privadas sobre el total
5) Porcentaje del equipamiento de alta tecnología en hospitales privados
sobre el total
6) Porcentaje del gasto sanitario dedicado a contratación con centros
privados
7) Numero de consultas anuales a especialistas del sector sanitario privado
por 1000 habitantes
8) Presencia de modelos de colaboración público- privada
Hay que ser conscientes de que las cifras de contratación del sistema público
con el sector privado están infraestimadas por dos motivos: la presencia del
modelo de las mutualidades de funcionarios que en su mayoría dedica fondos
públicos a financiar seguros privados, y luego porque existen muchos casos de contratación directa de los centros sanitarios con el sector privado (pruebas diagnósticas, etc) con lo que estas partidas no aparecen contabilizadas de manera diferenciada y se incluyen en los presupuestos de los centros públicos.
Los siete primeros apartados se han puntuado de 1 a 4 según la posición de
cada comunidad en los cuartiles de cada variable, considerando el mas bajo el
de menor puntuación. La variable 9 se ha puntuado asignando un punto a
aquellas CCAA donde existen estos fenómenos y 0 a aquellas en las que están
ausentes.
Este año se ha cambiado la variable de consultas al especialista en el sector
privado recogida en 2019 del Barómetro Sanitario por la de consultas/1000
habitantes del portal estadístico del Ministerio de Sanidad. La relativa a
consultas al medico general ha tenido que eliminarse por el mismo motivo
(todavía no se ha publicado el barómetro Sanitario de 2019).

RESULTADOS
De acuerdo a estos criterios se han puntuado a todas las CCAA, obteniendo un
resultado promedio de 18,40 puntos con una DS de 4,60 (rango entre 11 y 28
puntos), sobre un máximo de 29 puntos posibles, con una ratio máximo/mínimo de 2,54.
Después de calcular los percentiles de los resultados obtenidos, se clasifican
las CCAA en tres grupos: alto grado de privatización (igual o mayor al percentil
75 = 22), privatización intermedia (entre percentil 25 y 75) y bajo grado de
privatización (menor del percentil 25=14,5) CCAA con un elevado grado de privatización:
Madrid 28
Cataluña 26
Baleares 23
Canarias 22

CCAA con un grado intermedio de privatización:
País Vasco 20
Galicia 19
Navarra 19
Andalucía 17
Valencia 17
Asturias 16
La Rioja 16
Castilla y León 15
Castilla la Mancha 15

CCAA con bajo grado de privatización:
Aragón 14
Murcia 14
Cantabria 12
Extremadura 11

TABLAS