CCOO exige descensos significativos de los precios de las matrículas para frenar la sangría de alumnado universitario

759

Desde el curso 2011/2012, más de 77.000 chicas y chicos han abandonado la universidad pública o han tenido que renunciar a iniciar estudios universitarios, incapaces de hacer frente al aumento de los precios de las matrículas que, desde hace tres años, está mermando el alumnado de los campus públicos de nuestro país, según el avance estadístico del Ministerio de Educación. 

 

Frente a la inconsistencia de los argumentos esgrimidos por Educación, que se escuda en la reducción de la población de entre 18 y 24 años para justificar la caída en picado de las matriculaciones, CCOO explica que la  disminución de este segmento de población ha sido constante a lo largo del tiempo, lo que no impidió que, en los años previos a la entrada en vigor del “tasazo” en 2012, el estudiantado de las universidades públicas creciera año tras año. 

Además, si desglosamos la información incluida en el informe “Datos y Cifras del Sistema Universitario Español”, presentado recientemente por el Ministerio y que incluye datos provisionales del curso 2014/2015, llegamos a la conclusión de que la caída de la matriculación únicamente se ha producido en las públicas, mientras que en las privadas ha seguido creciendo. 

La Federación de Enseñanza de CCOO llama la atención sobre el desigual comportamiento de la matriculaciones en las universidades públicas y privadas entre los cursos 2004/2005 y 2013/2014, último del que se disponen de datos definitivos.  

Si el Gobierno del PP no hubiera castigado al estudiantado con el “tasazo” universitario, que en algunas comunidades disparó más del doble el precio de las matrículas, y con una durísima política de becas y ayudas, el alumnado habría seguido creciendo como consecuencia de las escasas perspectivas laborales que se mantienen hasta la actualidad, tal y como ocurrió hasta el curso 2011/2012. 

Lo mismo se puede decir respecto al otro argumento esgrimido por Educación para justificar la caída de estudiantes, el cambio en la duración de los estudios universitarios, que parece afectar únicamente a los campus públicos. Al analizar la evolución del alumnado por comunidades autónomas, se comprueba el exagerado aumento de jóvenes matriculados en universidades privadas, sobre todo en los estudios de máster y en universidades no presenciales, cuyo ejemplo paradigmático es la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), que desde el curso 2009/2010 ha crecido casi un 900%. 

A paridad de poder adquisitivo, España es el 6º país europeo donde los precios máximos de los estudios de grado son más caros, según el informe “El coste de estudiar en Europa” del Observatorio del Sistema Universitario. CCOO exige a los gobiernos autonómicos que aprueben rebajas significativas en los precios de las matriculas del próximo curso que nos permitan alcanzar umbrales como los de Alemania, Francia y otros Estados que habitualmente usamos como referentes en temas educativas. Asimismo, demanda al Ministerio que implemente una política de becas homologable a la de los países de nuestro entorno.