Un total de 70 personas fueron asesinadas en 2017 por actos terroristas en la Unión Europea

104

Un total de 70 personas fueron asesinadas en 2017 por actos terroristas en la Unión Europea y 18 europeos murieron en ataques perpetrados fuera de las fronteras comunitarias, según revela el II Libro Blanco y Negro del Terrorismo en Europea publicado por la oficina de la eurodiputada de UPYD Maite Pagazaurtundúa, con datos contrastados por diversos observatorios internacionales de terrorismo y bases de datos.

La nueva edición de esta compilación de información sobre las víctimas del terrorismo en Europa demuestra que 2017 ha registrado una considerable reducción de víctimas mortales, con 70 fallecidos en territorio europeo frente a los 145 de 2016 o los 151 de 2015. La reducción se ha visto también en los atentados en el exterior de la UE, donde se han registrado 18 muertos europeos en 2017.

Sin embargo, España sigue en cabeza de la Unión en cifras totales en el periodo 2000-2017, con 269, aunque en 2017 fue Reino Unido quien registró un mayor número, con 38 fallecidos, frente a los 16 en España.

La Unión Europea y sus Estados miembros han sido objetivo del terrorismo en prácticamente todas sus variantes, tanto dentro como fuera de sus fronteras, en el periodo entre 2000 y 2017 por ataques provenientes del nacionalismo violento, de la extrema derecha o de la extrema izquierda y, desde luego, del yihadismo.

La cifra de muertos en atentados en la UE y de europeos asesinados por acciones terroristas en el resto del mundo asciende a 1.790 víctimas en el periodo 2000-2017. Quince países europeos han sido azotados directamente por atentados, con un saldo de 740 muertos. Además, 26 países terceros han visto morir a un total de 1.050 europeos en su territorio en estos años.

“Durante el año pasado, gracias al libro, hemos conseguido sensibilizar a las autoridades europeas de la necesidad de tener en todos los Estados miembros protocolos de actuación para atender a las víctimas apropiadamente desde el primer momento. Protocolos consulares de información e interpretación, evitando un infierno burocrático pero necesitamos seguir empujando hasta conseguir hechos”, planteó Pagazaurtundúa.

2017 se saldó con 88 nuevas víctimas por atentados, 70 de las cuales fueron asesinadas en territorio europeo. Destacan los ataques de Manchester y Barcelona. En el primero murieron 22 personas y 166 resultaron heridas durante un concierto de Ariadna Grande. Sin embargo, prueba de los esfuerzos de los servicios policiales y de inteligencia, en el Reino Unido han podido desbaratarse no menos de una docena de ataques terroristas a lo largo de los últimos cuatro años.

La cifra de víctimas podría haber sido mucho mayor también en España, debido a que los terroristas yihadistas que actuaron en Barcelona y Cambrils los días 17 y 18 de agosto de 2017 pretendían llevar a cabo ataques de mayor envergadura. Aun así, los autores, que utilizaron vehículos y cuchillos, dejaron tras de sí 16 muertos y cerca de 140 heridos. Ambos ejemplos ponen de relieve que los niveles de movilización yihadista de los últimos seis años en España, Francia o Bélgica no tienen precedentes.

De los 1790 asesinados contabilizados en este libro, un 22 por ciento son mujeres (394), pero llama la atención que la cifra se ha incrementado considerablemente en 2016 y 2017, con 129. Lo mismo ocurre con la cifra de menores (62 entre 2000-2017) de los que casi la mitad fueron asesinados en los dos últimos años, al igual que las personas mayores de 65 años (54 de las 29 fueron asesinadas en 2016 y 2017).