Siendo alcalde Valadez, el Ayuntamiento de Estepona dejó de cobrar un millón y medio de euros a una promoción inmobiliaria donde tenía intereses el ex–comisario José Villarejo

145

La promoción, conocida como “El Mirador de la Cala”, obtuvo la licencia de primera ocupación sin pagar los excesos de aprovechamientos que le correspondían al Ayuntamiento (1.762,60 m2t en primera línea de playa).

Hace un par de meses, y dentro de la Operación Tándem, el comisario jubilado José Villarejo fue detenido por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional acusado de los presuntos delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. También entre los detenidos se encontraba, entre otros, Juan Carlos Escribano, socio de José Villarejo en el conjunto residencial de lujo “El Mirador de la Cala”, que se ubica en Estepona, y donde el ex-comisario tiene una gran parte de su enorme patrimonio—18 pisos (entre ellos dos áticos), 20 trasteros/garaje y un local en esos edificios—.

A este respecto, Juan Carlos Escribano intentó conseguir la primera ocupación del residencial “El Mirador de la Cala”, durante el mandato del alcalde socialista, Antonio Barrientos, a mitad del año 2008. Pero ello no fue posible porque varios técnicos del área de urbanismo del Consistorio detectaron diversas deficiencias e irregularidades en esa promoción. Pero es que además, tenía que abonar, previa valoración de los serviciostécnicos municipales, los excesos de aprovechamientos urbanísticos que le correspondían al Ayuntamiento (1.762,60 m2t en primera línea de playa).

Un tiempo después, el nuevo alcalde de Estepona, David Valadez, contrató como gerente de Urbanismo del municipio a Diego de Lucas Villarubia, como reconoció el propio David Valadez. Pero lo que no dijo Valadez, es que el Sr. Diego de Lucas fue contratado por él, como gerente de urbanismo de Estepona, sin que mediara ningún tipo de proceso selectivo, cobrando 104.000 euros anuales de sueldo, más otros 12.000 euros anuales por dietas; ni tampoco dijo que Diego de Lucas era una persona de la absoluta confianza del comisario José Villarejo. Buena prueba de ello es que Diego de Lucas ha sido administrador único de “Sensible Code”, la empresa que edita el diario digital “Información Sensible”, de la que la mujer del comisario era gerente y directora administrativa.

Más tarde, una vez que Diego de Lucas—que decía a quien quisiera escucharle que él era un hombre del Ministerio del Interior—ocupó la gerencia de urbanismo de Estepona, los problemas existentes en el conjunto residencial de lujo “El Mirador de la Cala” desaparecieron como por arte de magia y el Sr. Juan Carlos Escribano consiguió rápidamente la licencia de primera ocupación, que fue concedida por David Valadez, sin abonar al Ayuntamiento los excesos de aprovechamientos que le correspondían (1,762,60 m2t en primera línea de playa), causando un grave perjuicio a las arcas municipales. Y ello, a pesar de que existían varios informes técnicos en ese expediente y un informe del jefe jurídico del Ayuntamiento de Estepona, que así lo exigía.

De esa manera tanto el entonces comisario, José Villarejo, como su socio Juan Carlos Escribano en esa promoción, habían logrado ahorrarse una importante suma económica en detrimento de las arcas públicas—que algunos técnicos cifran en más de millón y medio de euros—, al no abonar los excesos de aprovechamientos que le correspondían al Ayuntamiento; cuestión a la que no fueron ajenos ni el entonces alcalde, David Valadez, ni el gerente de urbanismo de la localidad en aquellas fechas, el Sr. Diego de Lucas Villarubia, como es obvio.

Estos hechos han sido puestos por algunas defensas en conocimiento del Juzgado y del Ministerio Público, pidiendo que se abra una investigación sobre este expediente ytambién sobre la participación del ex – comisario Villarejo en la operación Astapa.

Según ha podido saber esta redacción, si no hay una respuesta rápida del Juzgado, algunas defensas ya están trabajando en plantear otras acciones judiciales y también eninformar de estos hechos al Consejo General del Poder Judicial.