Inaugurado el nuevo curso académico

22

El rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, ha centrado hoy su discurso del acto de inauguración del curso universitario 2019-20 en la situación del sistema público universitario, que, según sus palabras, afronta un año “lleno de incertidumbre”debido a la escasa financiación que reciben las instituciones académicas.

A su juicio, esta situación “lastra el crecimiento y afecta de lleno a la calidad del servicio que prestamos a la sociedad”. Por esta razón, ha pedido “una apuesta firme y clara por el sistema universitario andaluz, que vaya más allá de las palabras. También ha demandado “una apuesta por la investigación que vaya más allá de los discursos grandilocuentes”. Según el rector, “la certidumbre financiera es una necesidad que no se puede posponer”, ya que las universidades reciben cada vez menos fondos y los necesitan para el trabajo diario y para acometer nuevos proyectos”.

Narváez ha pronunciado estas palabras en el Paraninfo Universitario, ante un auditorio repleto de profesores, representantes de distintos sectores de la ciudad y autoridades locales y regionales, entre ellos Rosa María Ríos, secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía; el director general de Investigación del Gobierno autonómico, Pablo Cortés, y la secretaria general de Educación y FP, Olaia Abadía. El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, también han estado presentes en el acto.

Al igual que en otras intervenciones, el rector ha hecho una defensa firme de la universidad pública, “la única que garantiza la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos y la igualdad de derechos de todos los géneros”. Sin embargo, no ha perdido la oportunidad de reclamar un nuevo modelo de financiación, basado en resultados “que se puedan medir no solo por la formación, la investigación o la transferencia, sino también por el compromiso de la institución con su entorno.

En este sentido, ha asegurado que las universidades deben avanzar al mismo tiempo que la sociedad, para dar respuesta a sus necesidades. “Necesitamos analizar la formación, la manera en que la debemos hacer, pero a la vez debemos reforzar las estrategias en la ciencia y la innovación, así como prestar atención a la empleabilidad, y el emprendimiento.

Y para ello, “hacen falta decisiones que no pueden esperar”, para dar respuesta a las necesidades del profesorado –“que sigue sin tener una carrera definida”-, a los jóvenes –“que encuentran precariedad y un futuro incierto”- y a los trabajadores de la Universidad, -“que encuentran dificultades en la recuperación de sus derechos y en su promoción”-.

Nueva Ley de Universidades

Por tanto, a su juicio, “es necesario un pacto por la educación y una nueva ley de universidades que nos permita ser más ágiles y eficaces y que “deje atrás nuestros problemas y defectos, que rompa las barreras que existen en la educación y que nos ayude a transformarnos en la Universidad que la sociedad de hoy necesita para diseñar un futuro en el que todos podamos compartir el bienestar y el progreso”.

No obstante, en este contexto mostró su incertidumbre por la inestabilidad política del país, “que no me hace abrigar muchas esperanzas para que se puedan producir estos acuerdos con altura de miras y con visión a largo plazo”.

El curso universitario 2019-20 es el cuarto que José Ángel Narváez inaugura como rector, por lo que ha hecho balance de una gestión “que en todo momento he entendido como un servicio público”. De este periodo, ha destacado la aprobación de los nuevos estatutos, “un modelo ejemplar de acuerdo entre distintas sensibilidades”, y, sobre todo, el hecho de que “hayamos trabajado por las mujeres y hombres que se dedican a la docencia, la investigación, la gestión y el estudio”.

Ha concluido diciendo que “habremos cometido errores (…), pero hemos intentado buscar siempre el interés general y hemos aspirado a ser un gobierno útil, eficaz y honesto.

El rector ha intervenido después de hacerlo la secretaria general de Universidades de la Junta, quien ha ensalzado el trabajo que se hace en la Universidad de Málaga, entre otras cosas en emprendimiento, investigación e innovación, para lo que ha citado al Rayo Verde y a Andalucía Tech. En cuanto a política universitaria, Ríos ha afirmado que el Gobierno andaluz se encargará de hacer una reforma de la Ley de Universidades, del mapa de titulaciones y de la financiación.

Ha añadido que se han destinado 50 millones más este año a las instituciones académicas de la región y ha anunciado que se potenciará la investigación de excelencia.

 

Lección Inaugural

La lección inaugural ha recaído este año en José Antonio González Correa, catedrático de Farmacología de la Universidad de Málaga, bajo el título “Aceite de oliva: un medicamento para la salud cardiovascular”. Con un interesante enfoque del oro líquido como elemento para prevenir las enfermedades cardiovasculares y con su característico sentido del humor, el catedrático se ha metido a la audiencia en el bolsillo hablando de los beneficios del aceite y de la dieta mediterránea, que, según sus palabras, “si alguien se pregunta qué es, la contestación es: justo lo contrario a lo que comemos hoy en día”.

El profesor González Correa ha dado también algunas nociones cardiosaludables, y ha terminado ofreciendo consejos para no sufrir enfermedades en este ámbito, entre ellos un consumo diario de 40 mililitros de aceite de oliva virgen extra, así como la ingesta de cereales no refinados, pescado, fruta, legumbres, ejercicio físico, sociabilidad y compartir la mesa, a poder ser con familiares y amigos.

La frase de Hipócrates: “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina” ha servido de colofón para la intervención del catedrático de Farmacología de la Universidad de Málaga.