Haim, Ibeyi y Charlotte Gainsbourg, poderosas en el Primavera Sound -Segunda jornada-

137

Por la redaccion de www.oceaund.com

Hablar de The Breeders es hablar de una banda que tiene ADN Primavera Sound. Kim Deal es una de las artistas que más veces habrá actuado en festival -con permiso de Shellac- contando su grupo y su periodo en Pixies. Al tomar el escenario Mango a las siete de la tarde se notaba que se sentían en casa y tanto ella como su hermana esbozaron una sonrisa antes y después de cada canción al igual que los fans de las primeras filas. Lo negativo es que el setlist se quedó corto pero no faltaron las clásicas ‘Cannonball’, ‘Divine Hammer’ o la pixie ‘Gigantic’. Las hermanas Deal y su banda están muy en forma y representan mejor al movimiento de los 90 que la banda de origen de la bajista.

En el Primavera Bits, aquella parte del festival donde se entremezcla un clima de descanso con uno de fiesta sin parangón, a Knox Fortune les tocó el papelón de levantar a la gente del césped del escenario Bacardí Live durante el atardecer. Un par de canciones de Paradise, su álbum debut y pocos quedaban ya recostados. Los de Kevin Rhomberg saben como hacer bailar con ritmos pop y reminiscencias de los 60. Agradecidos por tocar frente al mar -hay que reconocer que el lugar es digno de admiración-, Knox Fortune aglutinaron a una considerable masa de gente y a miembros de bandas que tocarían ese mismo día como Superorganism o bandas que habían tocado ya como Hinds. No todos los grupos consiguen atraer la atención de sus compañeros de cartel, Knox Fortune sí.

Father John Misty es un artista que sabe estar en boca de todos aunque no sea noticia. Ayer coincidió la publicación de su álbum God’s Favorite Customer con el concierto en festival. Eso pudo pasar algo de factura a la hora de enganchar al público con sus primeros temas pero el de Maryland desbordaba carisma en cada segundo de actuación. Joshua Tillman ha añadido a esta gira una orquesta de cuerda que consigue engrandecer aún más la figura del frontman. Los conciertos del cantautor son un círculo donde él sabe que se come el escenario y los asistentes ya le han ensalzado antes de hacerlo. Yellow Dayssalieron al escenario Adidas Original abarrotado y dieron un concierto con un sonido impecable. El público acabó bailando al ritmo de ‘Gap in the Clouds’ o ‘These Days’. Sin inventar nada, fueron unas de las sorpresas del viernes gracias a un sonido perfecto y un público maravillado.

Los conciertos de The National son siempre bonitos y emocionantes; y ayer no fue la excepción. Matt Berninger y compañía hicieron un repaso de sus mejores temas con las 15 canciones que interpretaron. Abrieron su actuación con el tema ‘Nobody Else Will Be There’ que también inicia su último disco Sleep Well Beast. A partir de ese momento fue una intercalación de temas de otros trabajos como ‘Graceless’, ‘Don’t Swallow the Cap’ o ‘Terrible Love’ con los de su disco más reciente que suenan bastante mejor en directo, más duras y contundentes. Berninger sigue siendo violento en el escenario pese a que su estilo no invita a ello. Destacable en cuanto al sonido que en ocasiones apenas se escuchaba el bajo y las guitarras se la comían y en temas posteriores ocurría justo lo contrario.

El solape más doloroso del día lo protagonizaron Thundercat e Ibeyi, dos propuestas opuestas pero muy intensas. El primero, con su acid jazz, contó con unos ligeros problemas y tardaron varios temas en ponerse a tono, una pena que la vertiginosa ‘Uh Uh’ se encontrase entre esas canciones. Eso sí, el virtuosismo de Stephen Lee Bruner es algo debería ser admirado y estudiado. Unos metros más allá, el escenario Pitchfork alberga en su mayoría a artistas jóvenes, urbanos, con propuestas que atrapan y no te dejan escapar. Ibeyi son, rotundamente, una de ellas. Las hermanas Diaz alcanzan cada recóndito espacio donde haya unos oídos para fascinarlos y volverlos hacia sí. Situadas cada una en un extremo del escenario y acompañadas de unos visuales que tornaban el ambiente en cada tema, descubrieron su poder. El poder de que les otorga la entrega incondicional al público y que éste responda de forma inconsciente, por una ola que le lleva a devolver lo que recibe. Con canciones de su último álbum Ash como ‘Deathless’ o ‘Me Voy’ en la que estuvieron acompañadas de La Mala Rodríguez, y temas de su debut homónimo como ‘River’ que fue casi rapeada, Ibeyi firmaron uno de los conciertos más intensos, sensuales y feministas.

Aquí comenzó el baile de horarios por la cancelación de Migos. Al principio Los Planetas fueron anunciados como concierto sorpresa en el Hidden Stage y Skepta como reemplazo de los norteamericanos pero finalmente fue la banda de Jota los que fueron al escenario Seat y dejaron a Skepta para el sábado. Con esta fórmula el Primavera Sound no cumplió con el día temático de rap que había programado junto a Tyler, the Creator. En cuanto al slot de Los Planetas, siempre está bien que un grupo nacional ocupe un puesto de tal importancia dentro de un festival como este. Los de Granada dieron un concierto bonito dentro de la incomprensión de la voz del cantante. También subieron al escenario Yung Beef y La Bien Querida, ambos con un resultado diferente pero igualmente atractivo. Mientras tanto en el escenario Primavera with Apple Music Charlotte Gainsbourg volvía a actuar en España seis años después. Su trayectoria como actriz le precede pero rápidamente se quito esa etiqueta con los primeros compases de ‘Lying With You’ para presentar su propuesta, donde mezcla piano y electrónica con letras en francés. La pose de la inglesa es propia de un estrella del cine francés atemporal. Cuando no estaba en el piano, cantaba de pie con una mano en el bolsillo y esbozando ligeras sonrisas. Las canciones más destacadas fueron ‘Sylvia Says’ y ‘Deadly Valentine’ y esta última dieron rienda suelta a la improvisación de la banda que, fueron exquisitos en la ejecución, como lo es ella cada segundo de actuación.

Poco podemos incluir en esta crónica que no dijésemos ya el año pasado del concierto sorpresa de Haim, las hermanas se acordaban de lo que sucedió en el escenario Ray-Ban y adecuaron el orden de las canciones para conseguir un concierto con una serie de emociones diferentes a las vividas aquella vez. Con problemas técnicos -que parecen ser habituales en esta edición-, se repusieron en la tercera canción y continuaron con su batería de himnos. Guitarreras como les facilita ser este nuevo álbum Something To Tell You, el trío estuvo menos espontáneo, se tomaban en serio tocar en uno de los escenarios principales y ello requería formalidad. No por ello se dejaron de escuchar varios “fucking love you Barcelona” provenientes de las hermanas en los intermedios de canciones. Con un cierre igualmente espectacular gracias al juego de tambores en ‘Right Now’, se estableció que la relación Haim-Primavera Sound va para largo.

Tyler, the Creator se postuló ayer como uno de los conciertos de esta edición del Primavera Sound. No solo por actuación, sino porque demostró el potencial de sonido del escenario Seat porque nunca ha sonado tan bien como con el angelino. Los bajos retumbaron el cemento de la zona de los escenario principales. Su puesta en escena fue totalmente acorde con cada tema cambiando los colores dependiendo del mensaje de la canción. Él se entregó al Primavera Sound pero no contento con montar el concierto de rap de la edición, sacó a A$AP Rocky para interpretar ‘Who That Boy’ dejando al público con la boca abierta. El resto del setlist lo protagonizó su disco Flower Boy pero también incluyo ’48’ o ‘IFHY’ para acabar con ‘See You Again’.

Lo mejor de Ty Segall es que siempre es Ty Segall, eso significa que desde el primer acorde cambia el ambiente y se traduce en pogos y en gente volando. La Freedom Band que le acompaña comenzó con seriedad pero poco a poco se fueron contagiando del ambiente. El haber atrasado todos los horarios de los conciertos de la zona principal dejó muy poco margen a los asistentes para ver una o dos actuaciones más. Chromeo en el Bacardí Live fueron una apuesta segura para los que quisieron continuar con el baile. Sin embargo el dúo canadiense no son más que una versión de marca blanca de Daft Punk. Mientras, en el Adidas Original, Omni ofrecieron una serie temas con ritmos poco convencionales pero efectivos y más para las horas que eran. El trío alucinaba con que el público estuviera tan metido en el concierto. Mezclaron temas de sus dos LP’s y además tocaron el EP que salió hace un mes. El público pidió un bis y por la reciprocidad durante toda la actuación fue concedido.