El cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil objetivos de la nueva campaña de la DGT

120

No llevar puesto el cinturón de seguridad en el vehículo es la segunda mayor causa de muerte en carretera, después del exceso de velocidad, pero por delante del alcohol al volante, según la Comisión Europea.

En España, el 28% de los fallecidos en accidente de tráfico durante el verano, ocupantes de turismos no hacían uso del cinturón de seguridad en el momento del accidente. Este porcentaje es similar al de fallecidos sin dispositivo de retención durante todo el año pasado (190 de los 823 fallecidos en turismo o furgoneta).

Por este motivo, durante una semana los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, junto con las  distintas policías autonómicas y locales que se suman a la campaña, van a intensificar los controles tanto en el entorno interurbano, como en las vías urbanas para comprobar que todos los ocupantes de los vehículos hacen un uso correcto de dicho dispositivo.

Se prestará especial interés en controlar que los menores vayan correctamente sentados en sus sistemas de retención infantil, en una semana en la que miles de escolares están comenzando un nuevo curso y muchos de ellos son trasladados en vehículo privado al colegio.

Según Gregorio Serrano, director de la DGT “para evitar más víctimas por no llevarlo puesto, hoy lunes entran en funcionamiento las primeras 50 cámaras de control del cinturón de seguridad que detectan si los conductores no hacen uso de este elemento de protección”. “Durante dos meses los conductores que hayan sido captados por las mismas únicamente recibirán una carta informativa, pero pasado este plazo se iniciará el correspondiente procedimiento sancionador”.

Además ha destacado que “en el accidente de Pancorbo, Burgos, de la semana pasada, cinco (tres menores, la madre y la abuela) de los seis ocupantes del vehículo no llevaban cinturón de seguridad en el momento del accidente, un hecho  que teniendo en cuenta que su uso reduce a la mitad el riesgo de muerte, seguro que con un 70% de probabilidad hubieran salvado la vida”.