Daniel Casares suma la voz de Poveda y la guitarra de Rafael Riqueni para leer su Palo Santo en el Teatro Cervantes

89

Daniel Casares suma la voz de Miguel Poveda y la guitarra de Rafael Riqueni para el concierto de Málaga de la gira nacional de Palo Santo, su particular hermanamiento entre el flamenco y la Semana Santa. El Teatro Cervantes acoge mañana miércoles un espectáculo de gran formato en el que más de 60 músicos fusionan a través de distintos lenguajes artísticos la historia de la Pasión de Cristo. La guitarra, en este caso un instrumento diseñado especialmente para la ocasión para el instrumentista esteponero, el cante y la danza flamenca, la música de bandas de cornetas y tambores y la Orquesta Sinfónica de Triana se dan la mano para hacer un recorrido por la vida de Jesús. Aún quedan entradas a la venta para el e que sintetiza el cante y toque jondo y las marchas procesionales, dos expresiones de nuestra cultura que tienen como elemento común la pasión que les define (20.00 horas del miércoles 14, de 12 a 36 euros).

Tras un estreno que llenó el Teatro de la Maestranza de Sevilla la pasada primavera y que cosechó el aplauso de crítica y público, Palo Santo ha iniciado una primera gira nacional que recorrerá un total de 17 ciudades, entre ellas Granada, Málaga, Madrid, Salamanca, Badajoz o Murcia. En cada ciudad, el espectáculo cuenta, además de con las cornetas solistas de Las Cigarreras de Sevilla, con una banda distinta, como la de Jesús del Gran Poder en Granada, La Victoria en Salamanca o la Banda de cornetas y tambores de la Estrella en la actuación de mañana en el Cervantes, y con artistas invitados como Pitingo, Falete, Marina Heredia, el cantaor Miguel Poveda o el guitarrista Rafael Riqueni, estos dos últimos en Málaga.

 

Daniel Casares concibió junto a su manager, Javier Esteban, este espectáculo de gran formato en el que concede a la guitarra flamenca el protagonismo que pocas veces tiene. A la vez, ambos pretendían dotarlo de otros muchos recursos artísticos para convertir el concierto, según él mismo asegura, “en una experiencia o casi un musical”. La idea era conducir “algunos pasajes de la vida de Jesús, una historia mil veces contada”, al flamenco y con la aportación de la musicalidad de la Semana Santa andaluza. “Siempre me ha llamado la atención –ha confesado en una entrevista reciente- la emoción que causa una marcha de cornetas y tambores en la calle. Es imposible evitar que un instrumento con las limitaciones tonales que tiene la corneta no te erice la piel”.

 

En Palo Santo, el tocaor malagueño nos cuenta a través del baile de sus dedos entre las cuerdas de su guitarra y con el maravilloso trasfondo de la Orquesta Sinfónica de Triana que una vez hubo un hombre, que trató de enseñarnos el verdadero significado del amor en la Tierra. Nos dice la Madera: “Sois hilos conductores, idas y venidas, amores y desamores solo harán más grande la leyenda”.

 

“¿Es el hombre el que carga con la cruz o la cruz la que carga con el hombre en la historia de la Humanidad?”